» La isla irlandesa de los canguros

A pesar de estar muy lejos de su hábitat natural,  existe una isla en Irlanda que acoge a cientos de Ualabíes, una pequeña especie de marsupiales originarios nada más y nada menos que de Australia.

Obviamente, la presencia de estos animales, nativos de Australia, en una isla irlandesa han suscitado mucha controversia durante las últimas 4 décadas, ya que resulta extraño encontrarlos tan lejos de su país nativo. De hecho, la isla Lambay es el único otro lugar en el que habitan.

Para entender esta peculiar situación debemos remontarnos a abril de 1894, momento en que el banquero  Cecil Baring sintió curiosidad por un anuncio en el que se podia leer: “Isla en venta”. Obviamente se refería a Lambay.

Baring pagó una suma  equivalente a lo que hoy serian entre 700,000 a 1,200,000 dólares, una inversión que aseguró que Lambay fuera una propiedad de Baring heredada de una generación a otra. El objetivo no era otro que convertir la isla en un refugio para el hijo adulto de Cecil, Rupert.

Durante los años 50, los Barings planearon construir un zoológico en Lambay. Como no podía ser de otra manera, entre los animales traídos se encontraban estos pequeños canguros. No se sabe cuántos fueron entregados o cuántos sobrevivieron, pero al parecer los ualabíes eran los predilectos de Rupert.

Tanto es así que durante la década de 1980, cuando el Zoológico de Dublín experimentó un aumento en el número de estos pequeños marsupiales, los Barings acordaron tomar siete de ellos para Lambay.  El resto de la historia ya puedes imaginar cómo continuó